0

La importancia del contexto en la educación

 

Actualmente hay un debate abierto en la comunidad educativa sobre dos cuestiones de gran importancia y trascendencia tanto para educadores como para educandos, y por extensión para el conjunto de la sociedad: me refiero a la separación que existe en nuestras escuelas entre didáctica y psicología pedagógica.

Así pues, por un lado, existe una concepción clásica de la enseñanza, en la que lo importante son los contenidos (el currículum), que han de trasladarse desde la mente del docente a la del alumno; estos conocimientos se caracterizan por ser conceptos lógicos y formales, totalmente descontextualizados.

frato raiz

Por otra parte, existen otras corrientes, para las cuales los docentes no solo han de trasmitir conocimientos, sino que deben tener en cuenta que las emociones, la subjetividad y las interacciones sociales; ya que todas ellas estudiadas, por supuesto, dentro de su contexto, son fundamentales para realizar una práctica docente coherente y eficaz; por lo que la formación de los maestros y maestras debe ir mucho más allá de conocimientos teóricos, y la psicología ha de estar presente, e incluso regir su pedagogía.

Personalmente me decanto por esta última postura, aunque, por mi experiencia, en la mayoría de las escuelas se sigue trabajando con una concepción clásica, y puramente conductista, por la cual se pretende educar únicamente la mente, y no se tiene en cuenta que los niños, al igual que los adultos, son un todo, un ser global, es decir, no solo mente, sino cuerpo, emociones, sentimientos…

Por otro lado, esta separación entre didáctica y psicología evolutiva, influye directamente en la construcción del ser humano, ya que al plantearle el conocimiento como algo acabado, cierto y verdadero, se le impide, en muchos casos, crecer a lo largo de toda su vida.

A este respecto, existe una gran diferencia, ideológicamente hablando, entre dos de las grandes estudiosos de la infancia del siglo pasado. Por un lado, Vigotsky afirma que el desarrollo humano es un proceso que dura toda la vida, al contrario que Piaget para el cual el desarrollo de la persona acaba en la adolescencia, momento en que se alcanza el pensamiento abstracto.

De ahí, las dos concepciones clásicas del ser humano, la sociológica, para la cual el ser humano no es más que un reflejo de su ambiente social y cultural, y la psicoanálitica, por la que el individuo viene determinado por su naturaleza biológica.

Vigotsky rompe con las dos, y afirma que el sujeto no está constituido por fenómenos sólo internos, pero tampoco se reduce a un reflejo pasivo del medio, sino que es la interacción entre ambos. Esto es lo que se conoce como epigenética, o dicho de otro modo, la transformación de la genética con el ambiente.

Así pues, este autor considera que todas las formas superiores de percepción que se desarrollan en el individuo, aquellas que se caracterizan por la conciencia y la voluntad, solo se desarrollan si éste vive en sociedad.

Mi opinión es que el ambiente influye sobremanera en el desarrollo del niño, y que el contexto cultural y sociológico en que vive es fundamental para su crecimiento, pero debemos tener en cuenta que hoy en día, vivimos en una sociedad muy distinta a la vigotskyana, por lo que no podemos coger estas teorías y aplicarlas sin tener en cuenta nuestra propia diversidad, nuestros problemas, nuestra individualidad… a fin de cuentas nuestra realidad.

Por eso considero fundamental encontrar nuevos medios y técnicas de enseñanza, ajustadas al ser humano y su contexto, con el fin de mejorar el sistema educativo, y no establecer una receta de igual aplicación, en todos los ámbitos educativos, sin tener en cuenta, precisamente, aquello por lo que tanto abogó Vigotsky, es decir, el contexto.

0

¡Harta de que tiren piedras sobre nuestro tejado!

Supongo que os habréis dado cuenta de a lo largo de mucho tiempo nuestros políticos no paran de decir que nuestro sistema educativo es malo, que nuestros resultados son los peores de Europa, que hace falta un gran pacto por la educación (lo dicen en la oposición, cuando gobiernan… “donde dije digo, digo Diego”) y demás lindezas del estilo.

Y a mí lo primero que me viene a la cabeza es que ¡ya está bien de tanta demagogia, y tanto politiqueo!

Según los famosos informes PISA (¡que hastío me producen!), a nivel educativo somos lo peor de lo peor, pero entonces, ¿cómo es posible que se esté produciendo una fuga de cerebros sin precedentes en nuestro país? Si estamos tan mal formados, ¿porqué tenemos una generación de jóvenes sobrecualificados y cuyos servicios se solicitan en otros países?

La respuesta para mí está clara, nuestro sistema educativo no es tan malo como lo pintan, ¿es mejorable? Por supuesto, como todo en la vida, la perfección no existe. Pero, en mi opinión, el mayor problema de nuestro sistema es su falta de continuidad en el tiempo. Nuestros políticos hablan del sistema educativo de Finlandia, de que sus alumnos alcanzan año tras año el primer puesto del informe PISA… y dejan caer que en España falla la cultura del esfuerzo, que los alumnos/as no trabajan lo suficiente…

¡Pues no señores!

En España lo que falta es un acuerdo político en materia de educación, que perdure más allá del signo del gobierno de turno.

En España lo que falta es que se trabajen las competencias necesarias para la vida y que se dejen de evaluar los conocimientos mediante exámenes memorísticos, que tardan en olvidarse, lo que se tarda en salir del aula.

En España falta que se acabe con el desprestigio que acompaña a la clase docente desde hace años; aunque esto, tristemente y en mi opinión, depende de mucho de los propios maestros/as y educadores/as: si entre nosotros mismos (como futura educadora, ya me considero del gremio) no nos respetamos, si para los profesores de secundaria los maestros de primaria son afortunados porque no hacen nada y “así llegan los niños/as a la ESO”, si los propios maestros/as, consideran que las escuelas infantiles no son otra cosa que guarderías, donde los padres dejan a sus hijos/as mientras ellos trabajan, si se quejan de que los salarios son bajos, pero se acomodan a su puesto de trabajo y no lo defienden día a día, si rutinizan lo que puede ser imprevisto, si homogeneizan lo diverso y heterogéneo, si imponen disciplina y castigos en lugar de dialogar, si no se forman de manera continua y se quedan anclados en el pasado… es decir, si nuestro propio sector no se reconoce y valora como debiera ¿Cómo vamos a conseguir que se reconozca y valore desde fuera?

Así que educadores, maestros y profesores, luchemos todos por el prestigio y la valoración de nuestra profesión.

1

LOMCE: por qué y para qué

 frato-4

Frente al concepto de educación que defendían las leyes anteriores, LOGSE y LOE, que se basaba en potenciar los valores que hacen posible la vida en sociedad, la convivencia democrática, el respeto mutuo, la lucha contra la discriminación y la desigualdad y la igualdad de oportunidades, tenemos la LOMCE.

Podemos decir que, cuando menos, esta ley es contradictoria, puesto que habla de educar ciudadanos críticos, pero al mismo tiempo elimina asignaturas, de las llamadas artísticas, como la filosofía y la música, que hacen reflexionar y crecer a las personas.

Esta ley tiene muchos aspectos cuestionables, el primero de ellos es la poca o nula importancia que se le da a los procesos, frente a la importancia desmedida de las calificaciones, que son tenidas en cuenta, y pueden condicionar el futuro de los estudiantes, desde edades muy tempranas, mediante las famosas reválidas. Esta supremacía de lo cuantitativo frente a lo cualitativo, nos hace reflexionar acerca de la poca importancia de las personas y sus circunstancias, frente a los números y los resultados, algo que, a nuestro entender, refleja la ideología de los precursores de esta ley.

En muchos aspectos esta ley se parece más a la Ley General de Educación de 1970, que a sus dos predecesoras, y es que la LOMCE es una ley bastante retrógrada, prueba de ello, es la potenciación de los colegios de enseñanza diferenciada, algo que a nuestro entender es antinatural e ilógico, puesto que si en el mundo hombres y mujeres han de convivir, ¿por qué han de separase en la escuela?

segregacion

Otro aspecto totalmente en contradicción con las normas anteriores es el carácter recentralizador de esta Ley, que apuesta por menguar la autonomía de los centros y las administraciones autonómicas y locales, frente al aumento del poder de decisión del gobierno central, lo que sin duda, atenta contra la determinación y la transmisión de la riqueza cultural de cada Autonomía.

Pero claro, qué podemos esperar de una ley unilateral como esta, que ha sido redactada y aprobada por el partido político en el poder, sin consensuarse con ninguna otra fuerza política y con una rotunda oposición por parte de todos los sectores implicados (profesionales de la educación, estudiantes y otras Administraciones).

En cuanto al currículum, todo aquello que contribuye al aprendizaje de los alumnos, o lo que es lo mismo, todos aquellos contenidos, todo aquel conocimiento, todo el saber que se quiere transmitir a las nuevas generaciones, en las sociedades democráticas, los adultos cedemos el derecho a decidir sobre éste a nuestros representantes políticos pero en España, éstos cambian el currículum cada vez que cambia el signo del gobierno.

De esta manera, lo que se transmite no es conocimiento académico o científico, sino que lo que principalmente se transmite es  ideología, una forma de ver y de pensar el mundo. Y no sólo a través de asignaturas como Religión o Formación del Espíritu Nacional, perdón, Valores Sociales y Cívicos, sino también a través de cualquier medio.

La LOMCE ha cambiado el currículum y, como he dicho antes, no se puede decir que este sea muy innovador, porque en ocasiones parece que se haya vuelto al currículum que de los años 70: no existencia de ciclos, no contenidos próximos como educación para la ciudadanía, controles sumativos más que formativos, etc.

Aparecen como troncales las instrumentales y la lengua extranjera, además de volver a la separación entre contenidos de ciencias de la naturaleza de los de ciencias sociales en lugar del Conocimiento del Medio. Parece ser que a nuestro gobierno la globalización sólo gusta para la economía.
Mi esperanza, que todo permanezca igual, porque pueden cambiar el BOE pero no a los maestros y las maestras que hacen su trabajo de un modo determinado y que tardarán en asimilar el nuevo currículum, una vez que lo hayan adecuado a su forma de hacer y de pensar.

2

Nuestros hijos, lo primero

Cuando hablamos con cualquier padre o madre de la llamada generación EGB, nos damos cuenta de que, en general, tenenemos una tendencia exagerada a que nuestros niños y niñas lo tengan todo: todos los juguetes, todos los libros, todas las extraescolares, todos  los videojuegos, todas las superfiestas de cumpleaños

Los sobreprotegemos: no les dejamos salir a la calle porque es peligroso, porque hace fríoporque está lloviendo, porque hay muchos coches, porque la vida no es como antes, porque pasan muchas cosas…

Estamos tan preocupados por darle todo aquello que no tuvimos, que les negamos lo que sí tuvimos: jugar en la calle, saltar en los charcos, coger hielo con las manos, ir al cole andando…

Actualmente se están implementando en muchos centros educativos los proyectos de “caminos seguros”, iniciativas llevadas a cabo por los Colegios, Ampas, Ayuntamientos, Diputaciones, la DGT… para fomentar que los niños y niñas vayan andando al cole. Algo que hemos hecho toda la vida, sin necesidad de implementar proyecto alguno.

Francesco Tonucci, psicopedagogo, pensador y dibujante, precursor de la idea de que dejemos que las ciudades sean para los niños, habla al respecto.

Os dejo el enlace de susdeclaraciones al Faro de Vigo, en su ultima visita a España.

http://www.farodevigo.es/portada-pontevedra/2013/10/20/quiere-hacerle-favor-hijo-colegio/899299.html